Pasar al contenido principal

Recursos educativos

Joseph Louis Proust, uno de los fundadores de la química moderna

Joseph Louis Proust26 de septiembre de 1754, en Angers (Francia) – 5 de julio de 1826, en Angers (Francia)

Simultaneó sus estudios en el colegio de los Oratorianos con el trabajo de la farmacia familiar, en la cual adquirió sus primeros conocimientos de química y herboristería, llegando a participar en la creación de un jardín botánico en la ciudad.

A los 21 años, obtuvo por oposición la plaza de Farmacéutico Jefe del Hospital de la Salpétrière en París (Francia). Durante su estancia en esta ciudad, entabló amistad con el químico Antoine-Laurent de Lavoisier y con el también farmacéutico Pilâtre de Rozier (pionero de la aerostación), junto con el que realizó una ascensión en globo el 23 de junio de 1784 en presencia del rey Luis XVI de Francia y el rey Gustavo III de Suecia.

Entre 1778 y 1780, impartió clases de Química e instaló los laboratorios de Química y Metalurgia en el Real Seminario de Vergara (Guipúzcoa, España) que fue fundado por la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País.

Monumento a Proust en SegoviaEn 1786, el gobierno español tras una recomendación de Lavoisier y a través de un acuerdo entre el rey Carlos III y Luis XVI, contrata a Proust para enseñar química en Madrid. Tras una breve estancia, se hace cargo de las clases de Química y Metalurgia en el Real Colegio de Artillería de Segovia hasta 1799.

El laboratorio del Real Colegio fue dotado con los mejores medios de la época y en él, Proust realizó numerosas experiencias sobre composición de sustancias que le llevaron a enunciar y dar difusión a la Ley de las Proporciones Definidas: “Las sustancias se combinan en proporciones constantes y concretas” entre 1794 y 1799. Esta ley le condujo a una disputa pública con otro químico francés Claude Louis Berthollet, quien defendía la variabilidad en la composición de los compuestos en función de su método de síntesis.Ley de las Proporciones Definidas de Proust

Durante su estancia en Segovia, Proust dirigió e hizo una gran contribución a la publicación de los “Anales del Real Laboratorio de Química de Segovia”, cuyos dos tomos completos aparecieron en 1791 y 1795.

En 1799, el gobierno decidió fusionar los laboratorios de Química de los Ministerios de Estado y Hacienda en lo que sería el Laboratorio Real de Madrid y nombraron a Proust director. Ese mismo año, Proust participó en la redacción y edición de la primera revista española dedicada por completo a las ciencias naturales, “Anales de Historia Natural” que, en 1801, pasó a llamarse “Anales de Ciencias Naturales”. Fue una época muy fructífera en la que pudo combinar investigación, enseñanza y en la que publica los libros “Indagaciones sobre el estañado de cobre, la vajilla de estaño y el vidriado” (1803) y “Memoire sur le sucre des raisins” (1808). Son especialmente relevantes sus estudios sobre el azúcar.

Proust goza de libertad de investigación y prestigio en España, incluso rechaza una substanciosa oferta de una empresa francesa en 1806, pero a finales de ese mismo año debe viajar a Francia por motivos familiares y la situación política impide su vuelta a Madrid, pues, entre otros temas, la abdicación de Carlos IV de España en 1808 priva de fondos al laboratorio.

Se establece en Craon (Francia), donde continúa trabajando y manteniendo su controversia con Berthollet.

En 1811, Proust consiguió que el prestigioso químico sueco Jöns Jacob Berzelius reconociese su enunciado lo que sentó las bases para el establecimiento de la teoría atómica de Dalton.

En 1815, publica “Recueil des memoires relatifs a la poudre a canon”, y en 1816 ingresa en la Academia Francesa de Ciencias. Pensionado por Luis XVIII de Francia en 1824 publica “Essai sur une des causes qui peuvent amener la formation du calcul”, dos años antes de su fallecimiento.

Parte del legado de Proust, como el laboratorio y la Biblioteca de la Academia de Artillería, se perdieron durante la invasión francesa.