Pasar al contenido principal

Pulsa aquí para accer a la conferencia

China va a poner en funcionamiento el primer reactor nuclear sin uranio del mundo

26/07/2021 -
Shanghai Institute of Applied Physics (SINAP)

Primer reactor torio en ChinaChina está construyendo el primer reactor nuclear basado en el torio y sal fundida y empezará a funcionar en el mes de septiembre con una potencia de 2 MW. El objetivo es recabar toda la información posible sobre esta tecnología para un futuro lanzamiento comercial en 2030.

Este diseño, que se lleva estudiando teóricamente desde hace décadas, no necesita agua para enfriar el núcleo por lo que puede ser más pequeño, polivalente, flexible, seguro y fácil de construir que las centrales nucleares convencionales.

Según el profesor Yan Rui del Instituto de Física Aplicada de Shanghai y su equipo, responsables de este logro, es tan fácil de diseñar como un reactor a pequeña escala por lo que, en los últimos años, el potencial de los reactores de sales fundidas a pequeña escala ha captado la atención internacional.

El modelo comercial podría generar hasta 1.000 MW, menos que un reactor de uranio, pero suficiente para darle energía a una zona residencial moderna de 100.000 habitantes.

Esta tecnología consiste en que la sal fundida funciona como refrigerante y pude mezclarse con el combustible, el torio. Al trabajar a temperaturas más bajas, el reactor puede operar a una presión próxima a la atmosférica en lugar de estar a altas presiones tal y como ocurre con las centrales que utilizan uranio como combustible.

Este reactor dispone de varias de capas de seguridad entre las que está que, debido al alto punto de fusión de la sal fundida, esta se enfriará rápidamente y se solidificará sin la liberación directa de efluentes sólidos y líquidos, evitando así la difusión posterior de radiactividad en el medio ambiente o, en caso de rotura, la sal fundida cae en un contendor subterráneo que evita que los residuos se dispersen y la radiación se expanda.

El uso del torio tiene sentido para las aspiraciones chinas porque es un material abundante en el país, no como el uranio, del que apenas tiene reservas.

Los principales inconvenientes que ha tenido históricamente esta tecnología han sido la corrosión provocada por la sal y la necesidad de suministro constante de energía para que el torio pueda fisionarse y mantener la reacción en cadena. En breve se sabrá si China ha sido capaza de salvar estos obstáculos y demostrar al mundo entero que esta tecnología funciona.

Fuente: Shanghai Institute of Applied Physics (SINAP)