Pasar al contenido principal

Los focos radiactivos con los que convivimos: desde hospitales a embotelladoras de agua

22/08/2017 -
ABC Aragón

Fábricas de coches, industrias papeleras, equipos de obras públicas... La lista es amplia. Aragón ultima un plan especial de protección civil para hacer frente a estos peligros radiológicos

Los focos de riesgo radiactivo son múltiples. Convivimos con ellos de forma mucho más cotidiana de lo que podríamos pensar y, en la mayor parte de los casos, pasan desapercibidos para el ciudadano de a pie. La lista de puntos de riesgo es tan múltiple y variada que va mucho más allá de las centrales nucleares o de las industrias o laboratorios que trabajan directamente con fuentes de alta radiactividad. La lista alcanza, con niveles de riesgo más o menos intensos, a centros tan variados como pueden ser industrias papeleras, plantas de embotellado de agua mineral o fábricas de coches.

En todos los casos, se trata de equipos perfectamente registrados, sometidos a controles periódicos y, en su inmensa mayoría, con un nivel de riesgo radiológico limitado y frecuentemente supervisado.

El listado que ha preparado Aragón para detallar sus puntos de riesgo radiactivo es ejemplificador en este sentido. El Gobierno aragonés está ultimando un plan especial de protección civil para hacer frente a eventuales incidentes en este campo. Esta región tiene registrados 46 focos de riesgo radiactivo. Se reparten por un total de 23 localidades. Aunque la mayor parte están en el término municipal de Zaragoza, la lista abarca a otras 22 localidades de las tres provincias, alguna de ellas de pequeño tamaño.

Los puntos de riesgo son instalaciones que cuentan con equipos que, en caso de accidente, podrían provocar fugas radiactivas de más o menos intensidad.

Según la lista oficial recopilada por ABC, en ese listado de focos de riesgo radiactivo figuran centros de lo más variado. Por supuesto, hospitales -por la presencia de ciertos equipos de radiodiagnóstico y de medicina nuclear-, pero también industrias de diversas ramas de actividad, incluida la propia factoría automovilística de Opel en Figueruelas, pero también otras como, por ejemplo, fábricas papeleras o embotelladoras de agua mineral.

 

Equipos radiactivos en industrias

Por ejemplo, la factoría de Opel está en la lista porque cuenta con un equipo de «radiografía industrial», de los tipificados en la tercera categoría de riesgo radiológico. Se trata de puntos en los que, en caso de producirse un accidente o un fallo muy grave, puede existir una emisión radiactiva descontrolada, pero de intensidad moderada y de efecto restringido al interior del edificio en el que se encuentra el equipo en cuestión.

Otro de los puntos identificados en la lista geográfica de riesgo radiológico es la pequeña localidad zaragozana de Jaraba. Más en concreto, la embotelladora de agua mineral que tiene allí la empresa Cobecsa, porque está dotada de un equipo encargado de controlar con la máxima precisión el llenado y cerrado de las botellas. Ese equipo incluye un componente radiactivo, el Americio-241, y está catalogado en el grupo segundo de riesgo en caso de fugas. Esa categoría II abarca a los focos en los que, de producirse un accidente, podrían ocasionar una emisión radiactiva que alcanzaría también el exterior del edificio en el que estuviera el equipo.

En el listado de puntos de riesgo abundan industrias de lo más variado que incorporan equipos con componentes radiactivos para equipos de medición de precisión. Y eso alcanza también a centros oficiales, como es el caso de los servicios ministeriales de carreteras y unidades de obras públicas.

En el caso de Aragón, el listado de instalaciones radiológicas abarca un total de 46 puntos catalogados como de categoría II de riesgo, y otros 16 de categoría III. La mayor parte se concentran en la provincia de Zaragoza (51), seis en la de Huesca y cinco en la de Teruel.

 

Los enclaves de riesgo en Aragón, uno a uno

Además de los hospitales, centros sanitarios y hospitales, la lista incluye también instalaciones de investigación de la universidad de Zaragoza, centros de I+D y un buen número de fábricas, como la ya citada de Opel en Figueruelas, la zaragozana de electrodomésticos Teka, la papelera Saica, explotaciones mineras como la que tiene en Morés (Zaragoza) la sociedad Dolomías de Aragón, la turolense Ronal Ibérica o la planta maderrera de Finsa en la localidad turolense de Cella, pasando -por ejemplo- por la fábrica papelera Europac de Alcolea de Cinca (Huesca), las factorías de Brilén y de Novapet en la localidad de Barbastro, o la planta química de Ercros en Sabiñánigo.

Por localidades, en Aragón la lista de centros identificados con riesgo radiológico potencial -de categorías II y III, porque no hay ninguno de máximo riesgo, de categoría I- se localizan en las tres capitales de provincia y en las localidades de Alcolea de Cinca, Sabiñánigo, Enate, Barbastro y Cuarte, en la provincia de Huesca; en Utrillas, Ariño, Cella y Alcañiz, en la provincia de Teruel; y en Cuarte de Huerva, El Burgo de Ebro, Belchite, Jaraba, Borja, Gallur, La Almunia de Doña Godina, María de Huerva, Figueruelas y Morés, en la provincia de Zaragoza.